Recomendaciones generales de uso

TIPO I CALZADO OCUPACIONAL

Es aquel destinado a usarse en actividades de trabajo donde el usuario está expuesto únicamente a riesgos menores, tales como cortaduras, laceraciones, golpes contra objetos, entre otros, que no requiere contar con alguna característica especial de protección

TIPO II CALZADO CON PUNTERA DE PROTECCIÓN

Es aquel destinado a la protección integral de los dedos de los pies, donde existen riesgos de impacto y compresión.

TIPO III CALZADO DE PROTECCIÓN DIELÉCTRICO

Es aquel destinado a proteger al usuario contra riesgos de choque eléctrico.

TIPO IV CALZADO DE PROTECCIÓN METATARSAL

Es aquél destinado a proteger el empeine del pie contra riesgos de impacto directo al metatarso, además de cubrir los riesgos del calzado Tipo II.

TIPO V CALZADO DE PROTECCIÓN CONDUCTIVO

Es aquel destinado a disipar la electricidad estática del cuerpo al piso, para reducir la posibilidad de ignición de mezclas explosivas o sustancias inflamables.

TIPO VI CALZADO DE PROTECCIÓN RESISTENTE A LA PENETRACIÓN

Es aquel destinado a proteger la planta del pie del usuario contra objetos punzo-cortantes que puedan traspasar la suela del calzado.